jueves, 17 de marzo de 2011

Un elefante sabe cuando otro necesita ayuda

A veces, cuando se nos queda el coche, estamos empujándolo y así de la nada, sin mediar palabra, se suman uno o dos buenos samaritanos a ayudar con el trabajo. Es una cualidad de los humanos el comprender cuando otra persona necesita ayuda para resolver un problema. Es una habilidad cognitiva social que indica el alto grado de sociabilidad de los humanos.

Es muy raro encontrar este tipo de habilidad en otras especies animales, pero un nuevo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Science, demuestra que los elefantes también pueden ver cuando una meta sólo es alcanzable con otro elefante, y su trompa.

Es del saber popular que los elefantes son de los animales más sapienciales, y sin duda son muy parecidos a nosotros en materia de sociabilidad. Pero hay pocas evidencias directas o pruebas científicas, en parte puede deberse a que es complicado realizar pruebas de comportamiento con el animal terrestre más grande.

En la naturaleza se ha observado a los elefantes colaborando unos con otros para cumplir con alguna tarea. Pero no se han hecho experimentos. Sólo se tienen evidencias de experimentos con primates, especialmente con chimpancés.

Así fue que los autores del estudio se lanzaron a probar las habilidades cooperativas de los elefantes. Utilizaron una tabla que se podía deslizar únicamente si se tiraba simultáneamente desde las dos puntas, o sea que se necesitaban dos elefantes sí o sí para moverla. Para ello colocaron una soga que pasa por la tabla, y que sale de ambas puntas. Pero si se tira de un solo lado a la vez, la soga se sale, y no se puede mover la tabla. Sólo se puede lograr la meta entre dos individuos tirando uno de cada lado.

Doce elefantes asiáticos fueron probados con este experimento. Y a través de pruebas y errores, los elefantes aprendieron que debían esperar a que otro elefante tirase del otro lado de la cuerda. Hubo casos en que un elefante esperó casi un minuto a que otro llegase a ayudarlo.

Aparte de los primates, nosotros entre ellos, el elefante es el primer animal que prueba tener esta habilidad cooperativa.