lunes, 13 de febrero de 2012

Curiosidades sobre las hormigas

Aparte de nosotros, el único animal presente en casi todas la regiones terrestres del planeta son las hormigas. Y no sólo eso, sino que al igual que el ser humano, suele prosperar en todos los ecosistemas que coloniza. Son miles de billones alrededor del mundo, se cree que entre el 15 y el 25 por ciento de la biomasa animal terrestre está cubierto por las hormigas, es decir casi tanto como nosotros los humanos. Son tan exitosas por la misma razón que nosotros, por su organización social y su capacidad para modificar el nicho ecológico en el que viven. Y para seguir sumando, las hormigas también “domestican” a otras especies para que las ayuden en su trabajo.
image
Pero para la gente común, las hormigas no son más que una plaga molesta, que destroza nuestros jardines, aparece como por obra de magia en nuestras cocinas si hay azúcar sobre la mesada, se meten entre los cables de electricidad e incluso dentro de las computadoras, y pueden llegar a ser muy nocivas para las cosechas. Un ejemplo claro es el de la llamada “hormiga argentina” (Linepithema humile), que en su hábitat natural es controlada por un enemigo natural, una especie de mosca que se alimenta de ella. Pero esta hormiga es conquistadora y muy agresiva con otras especies, por lo que terminó subiendo a los barcos y conquistando otros hábitats en los cuales no existe la mosca que lo controla, por lo que se volvió una plaga increíble en Estados Unidos, por ejemplo, que recién ahora están pensando en importar a su enemigo natural.

image Así que ¿qué sabemos sobre las hormigas? Veamos algunas curiosidades sobre ellas, para conocer mejor a esa especie compañera, tan exitosa como nosotros. Lo que comúnmente llamamos hormigas, es una familia del orden de los himenópteros, al cual también pertenecen las abejas y las avispas. Su nombre científico es Formicidae. Dentro de este grupo se han clasificado más de 12 mil especies, y se cree que podrían existir hasta 21 mil especies diferentes. Están en este mundo ocupando una posición ecológica dominante desde hace al menos unos 60 millones de años, mucho más que nosotros, que apenas si comenzamos a conquistar el planeta hace unos 60 mil años.

image Las hormigas forman colonias que pueden ir de unas docenas de individuos a colonias altamente organizadas que pueden ocupar hectáreas con millones de hormigas. Las colonias consisten en hembras estériles que se dividen en castas de trabajadoras, soldados y a veces exploradores. No en todas las especies es igual, pero sí por lo general los machos cumplen el único rol de reproductores. Todo esto dominado por la reina, que es la única que fertiliza los huevos. A veces hay varias reinas en un mismo hormiguero, y otras veces no hay reinas y son algunas de las hembras las que fertilizan los huevos. Las reinas pueden vivir hasta treinta años, mientras que las obreras comunes suelen vivir entre uno y tres. Los machos, sin embargo, viven apenas algunas semanas, no sirven para mucho más, cuando ya han brindado su esperma a la reina. Imaginen si nuestros dirigentes humanos viviesen tanto… si extrapolamos la diferencia, ¡podrían llegar a vivir mil años!

image Las hormigas se pueden comunicar entre ellas utilizando las feromonas, que son señales químicas que pueden emitir con su cuerpo. Así los suelen dejar en la tierra, para que las otras hormigas puedan oler los mensajes. Luego pueden captar todo tipo de olores con sus largas antenas móviles, que son tan sensibles que les permite conocer la intensidad y la procedencia del olor en cuestión. Razón por la cual aparecen como por arte de magia apenas uno derrama azúcar sobre la mesa. Así, cuando una hormiga exploradora descubre alimento, deja un rastro cuando vuelve al hormiguero que puede ser seguido luego por miles de hormigas obreras cual GPS animal, que es reforzado por cada una de ellas, y se va cambiando si alguna de las hormigas encuentra un camino más directo, o si por alguna razón el camino ha quedado bloqueado.

La comunicación por feromonas no sólo es para los alimentos, también se utiliza como un aviso de peligro. Cuando pisamos una hormiga, esta hace un último aporte a la colonia liberando una feromona que indica alarma, llevando a las hormigas que lo huelan a atacar a todo lo que se mueva. También se usan las feromonas para confundir a hormigas rivales, ya sea en sus caminos como para hacerlas luchar entre sí. También tienen una especie de canto de alarma, como ya habíamos visto aquí en NaturaCuriosa.

Hormiga Argentina
image En Argentina ha proliferado una hormiga que se la conoce como hormiga argentina o vulgarmente como hormiga invasora, que con el cambio climático ha ido expandiendo su territorio, a medida que las zonas tropicales se amplían cada vez más por culpa del Calentamiento Global. Actualmente son una plaga en la ciudad de Buenos Aires, y tantas otras.

Son pequeñas, no miden más de unos 2,6 milímetros, con la cabeza más ancha que el tórax, y tienen un color castaño, por lo que también se les suele decir hormiga colorada, si bien hay muchísimas variedades de hormigas con esa coloración. Su mandíbula es de un color amarillento. Las reinas suelen ser de mayor tamaño, llegando a los 5 milímetros, pero no se las ve tanto como a las obreras. Suelen elegir sus nidos en lugares de tierra húmeda, por lo general debajo de las edificaciones, de una pila de madera o al pie de alguna planta.

El principal problema que generan en la gente, este tipo de hormigas, es el de poder llegar a arruinar un lindo jardín. Tienen una alimentación muy variada, prefiriendo todo lo dulce, por eso es fácil verlas cerca de la azucarera si se ha derramado un poco sobre la mesa, y también carne, pan y fruta. Suelen comer semillas y también a otros insectos, ya sea vivos o muertos, como por ejemplo cuando encuentran una cucaracha muerta.

2 comentarios :

Demiurgo dijo...

Un poco escueto pero buen artículo :D

Las hormigas no comen sólidos, solamente líquidos, lo que recolectan mayormente es para las larvas :D

Anónimo dijo...

Me parecen sorprendentes