lunes, 12 de marzo de 2012

Murciélagos, esos mamíferos voladores

Los murciélagos son uno de los mamíferos más curiosos, ya que vuelan. Son los únicos mamíferos capaces de volar. Uno podría decir son el rarito del grupo, pero no es así, ya que tienen 1100 especies, y representan casi un 20 por ciento del grupo, son el segundo orden más numeroso dentro de los mamíferos, luego de los roedores. Los raritos son los demás, los raritos somos nosotros. Pero al igual que nosotros somos muy extraños dentro de los primates porque vamos desnudos, es decir, sin pelo, ellos tampoco lo tienen en gran parte del cuerpo, por una cuestión de aerodinámica, si bien lo conservaron en el tronco.

murciélago

El nombre científico de los murciélagos es el orden de los chiroptera, que al igual que el ser humano, se ha extendido por casi todo el mundo, ocupando nichos ecológicos de lo más variados. Pero los murciélagos resultan curiosos porque tienen una gran cantidad de características especiales, que incluso muerciélagos durmiendofueron emuladas por la tecnología, como por ejemplo los radares, basados en su especial forma de “ver”, la ecolocalización. Pero no nos adelantemos, veamos primero un poco de quién estamos hablando. Los murciélagos son mamíferos voladores muy importantes dentro de los ecosistemas, ya que tienen un papel primordial en la polinización de plantas, y en la dispersión de semillas, ya que muchas especies comen frutos, y luego dispersan las semillas a través de sus desechos. Hay plantas que incluso dependen de ellos en exclusiva para su reproducción. Pero lo cierto es que unos dos tercios de las especies comen insectos, otra forma en que se hacen importantes dentro de los ecosistemas, al ser una especie de control de plagas. Su fama de vampiros chupasangres, proviene de un pequeño grupo de ellos, los desmontinae, que se alimentan de la sangre de los animales, pero los hay que directamente comen ranas, roedores, aves, peces, e incluso a otros murciélagos.

Al ser uno de los grupos de mamíferos más numerosos, podemos ver una gran varidead dentro de los murciélagos, no sólo en su forma de alimentarse, sino en el tamaño, ya que están los ultrapequeños de no más de 30 milímetros, con el murciélago moscardón hasta el enorme zorro volador filipino, que llega al metro y medio de largo, con más de un kilo de peso.

Curiosidades sobre los Murciélagos

Ecolocalización

murciélago La mayoría de las especies de murciélago son nocturnas, que sumado a la costumbre de algunos de ellos de chupar la sangre, los terminó asociando con el mito del vampiro humano, a pesar de que sólo hay tres especies chupasangres, y son las tres americanas. Pero lo cierto es que son nocturnos como fueron los primeros mamíferos, y como lo es la gran mayoría del otro grupo numeroso de los mamíferos, los roedores. Porque es más fácil cazar las presas, y evitan a los depredadores, como aves rapaces, mamíferos carnívoros, serpientes y grandes lagartos. Para poder volar y cazar e la oscuridad, los murciélagos se valen de una capacidad que también dominan algunos mamíferos marinos, como delfines y cachalotes: la ecolocalización.

Es un sistema que se vale del oído, no de la vista. Consiste en la emisión de sonidos, que al chocar con los objetos producen ecos, esos ecos retornan al murciélago y le transmiten al cerebro información que permite darle a estos mamíferos voladores una forma de orientarse y detectar obstáculos. Pero también es muy importante para la localización de las presas, ya que mediante esta habilidad murciélago pueden hasta saber qué medida tienen, la velocidad y dirección a la que se dirigen. Es una forma de “ver” en la oscuridad. Esta habilidad les permite hasta evitar alambres de no más de medio milímetro de espesor.

¿Cómo lo hacen? Emiten un ultrasonido, es decir una frecuencia de sonido que está por encima de la que resulta audible para nosotros. Ese ultrasonido lo producen gracias a una contracción de la laringe, que es mucho más ancha que en otros mamíferos. Los emiten por la boca o la nariz, y pueden variar mucho tanto en frecuencia y ritmo como en la intensidad, esa variación la posibilitan las llamadas láminas nasales. Mientras están a la caza, buscando alimento, emiten entre 4 y 12 señales por segundo, pero cuando localizan una presa la frecuencia sube a unas 50 por segundo. Como imaginarán, las orejas en estos mamíferos voladores son muy importantes, como los ojos para nosotros. Así es que pueden girarlas de forma independiente una de otra. El tamaño de las orejas dentro del grupo de los murciélagos depende de la aerodinámica, los que vuelan más rápido, las tienen más cortas.

Hibernación

murciélagos hibernando No es algo común a todos los murciélagos la hibernación, sino entre las especies que habitan zonas que en invierno se ponen muy frías, si bien no es tanto que hibernen por las bajas temperaturas, sino también por la escasez de insectos. La hibernación consiste en una serie de cambios en las funciones corporales, como un descenso de la temperatura del cuerpo, que apuntan a que baje la energía necesaria para permanecer vivos. El corazón puede llegar a latir apenas unas diez veces por minuto, contrastando con los 600 latidos de un murciélago en persecución. Lo realmente curioso dentro de los murciélagos es que la temperatura corporal puede reducirse hasta los cero grados, y en algunos casos, como el del murciélago boreal rojizo, 5 grados bajo cero. En otros mamíferos que hibernan, como los osos, ardillas o erizos, la temperatura baja un poco, tal vez unos 10 grados, pero no más.

Es que los murciélagos pueden llegar a hibernar durante seis meses, como sucede entre los que habitan en zonas polares. Para protegerse del frío mientras están en ese estado, se protegen con sus alas, que hacen las veces de aislantes térmicos. Todas estas medidas las toman para que duren más sus reservas de energía, grasas que acumularon bajo su piel comiendo de más en los períodos previos a la llegada del invierno. ¿No se despiertan nunca? Sí, algunos lo hacen cada diez días, para orinar y defecar, o para cambiarse de lugar de hibernada. Otros pueden permanecer así durante noventa días seguidos. Algunos hibernan solos, otros en grupos pequeños, y están los que se juntan de a miles, llegándose a documentar casos de millones de murciélagos dentro de alguna cueva, a unos tres mil por metro cuadrado.

Los murciélagos son animales odiados y temidos por el ser humano, son considerados ratas voladoras, es que es cierto que pueden transmitir algunas enfermedades como la rabia, pero son muy beneficiosos para el ecosistema, y por ende para nosotros los humanos, incluso dentro de las ciudades, porque funcionan como controladores de las poblaciones de insectos.

Videos de Murciélagos

 

 

2 comentarios :

Anónimo dijo...

me encantan estos bichillos¡¡ son adordables

Bubba dijo...

grandiosa info! gracias por publicarla :)