martes, 27 de enero de 2009

Las abejas pueden reconocer los rostros humanos

Las abejas pueden reconocer los rostros humanos vistos desde distintos ángulos, según un estudio de la Universidad Monash, Texas, USA.

image Durante dos años, los especialistas entrenaron a grupos de abejas que demostraron ser capaces de hacer procesos neuronales de interpolación. El hallazgo permitirá mejorar los sistemas de Inteligencia Artificial, explicó el doctor Adrian Dyer, titular del trabajo.

"Lo que hemos mostrado es que el cerebro de la abeja, que contiene menos de un millón de neuronas, puede aprender conceptos complejos. Basados en este trabajo podríamos mejorar los programas de imágenes de sistemas de reconocimiento visual", explica en un comunicado.

El estudio muestra que, aun con los recursos neurales limitados (su cerebro es 0.01 por ciento del tamaño del humano), el cerebro del insecto es capaz de realizar procesos de reconocimiento visual complicados.

Los investigadores entrenaron, de manera individual, diferentes grupos de abejas las cuales eran recompensadas con azúcar si realizaban las elecciones correctas y 'castigadas' con una solución amarga si no realizaban bien el ejercicio.

La tarea era reconocer los rostros de personajes con una variación de 0 o 60 grados, y las abejas aprendieron a volar hacia el rostro correcto.

"Aquellas que habían aprendido de la experiencia fueron capaces de reconocer un rostro con un ángulo de rotación de 30 grados", añadió Dyer.

Los cerebros de los insectos utilizaron claramente la interpolación para resolver el problema. En otras palabras, las abejas que habían aprendido cómo lucía un rostro desde dos diferentes puntos de vista, pudieron, entonces, reconocer una nueva vista de éste, añadió el especialista.

La relación entre diferentes componentes de un objeto es siempre cambiada dramáticamente cuando se aprecia desde diversos ángulos. Saber encontrar cómo realizan las abejas el proceso para resolver el problema podrá ayudarnos a mejorar los sistemas de Inteligencia Artificial, concluyó Dyer.

Vía Texasonline