lunes, 26 de enero de 2009

'Fósil viviente' logra ser padre a los 111 años en Nueva Zelanda

EFE
Henry, un ejemplar de tuatara, el pequeño reptil exclusivo de Nueva Zelanda y considerado un "fósil viviente", logró hoy ser padre a los 111 años tras haber superado un tratamiento contra el cáncer, informaron sus cuidadores.

tuatara Un total de once crías fueron dadas a luz por su pareja, confirmó a la agencia local NZPA la directora del zoológico de la ciudad neozelandesa de Southland, donde el longevo lagarto reside desde 1970.

Mildred, de entre 60 y 70 años, quedó encinta el pasado marzo después de que Henry superase con éxito un tratamiento contra el cáncer que le impedía procrear.

La operación para extirparle un tumor cancerígeno de sus genitales coincidió con la nueva presencia en su jaula de la hembra, con la que finalmente pudo volver a disfrutar del sexo.

Tras mantener relaciones sexuales, Mildred puso el pasado julio una docena de huevos, que fueron puestos en una incubadora hasta que esta mañana las crías comenzaron a romper los cascarones.

La tuatara, cuyo nombre científico es "sphenodon punctatus", es un reptil de unos 60 centímetros de largo cuyo aspecto recuerda al de un dinosaurio, por lo que el animal es calificado en ocasiones de "fósil viviente".

En peligro de extinción, sólo se halla en la isla de Moutohora, en el norte de Nueva Zelanda, y se considera un milagro que haya podido subsistir durante millones de años sin apenas evolucionar, según los expertos.