viernes, 12 de septiembre de 2008

Trichoplax, secuenciado el genoma del organismo multicelular más primitivo

OTR/PRESS 

Biólogos moleculares de la Universidad de Yale, en colaboración con científicos del departamento estadounidense de Energía han conseguido secuenciar el genoma del Trichoplax uno de los organismos multicelulares más primitivos de la naturaleza.

Trichoplax / Wikipedia Este logro es considerado por parte de los expertos como una 'piedra Rosetta' en Genómica, ya que podría suponer la posibilidad de estudiar la evolución que han ido sufriendo los animales y seres vivos a lo largo de este tiempo, desde los seres semejantes al Trichoplax hasta los que poseen el genoma más complejo.

La conclusiones a las que ha llegado el grupo de científicos, muestran que Trichoplax tiene un núcleo más pequeño que el que se puede encontrar en una criatura multicelular actual, pero coincide con ellos en gran parte de la composición genética, incluso en la que hoy en día se encuentra en animales más complejos y también en las personas.

De este modo, explican los expertos en el artículo publicado en la revista Nature y recogido por otr/press, este organismo se convierte, desde el punto de vista de la investigación, en el punto en el que se inicia la evolución animal.

"Trichoplax es como un animal que tiene sólo cuatro tipos de célula en su cuerpo y ningún órgano estructurado. Esto supone que se trata de el ascendente más viejo del animal multicelular, quizás más viejo hasta que las esponjas", dijo el autor del estudio, Stephen Dellaporta, profesor de biología molecular, celular y de desarrollo en Yale.

Para llevar a cabo este estudio, señalan, se comparó la composición de este organismo con la secuencia genética de las personas, que contiene 3 mil millones de pares, mientras que Trichoplax tiene sólo 98 millones. Esta comparativa mostró también que el genoma mitocondrial de 'Trichoplax' tiene el doble de tamaño de aquellos que forman la mayor parte los organismos más primitivos.

Del mismo modo, se llegó a a la conclusión de que las secuencias de ADN de estos organismos son muy similares a ciertas porciones de las secuencias humanas. Sin embargo son muy diferentes a otros modelos estudiados en este proyecto, como el genoma de la mosca de la fruta o de los gusanos. En este sentido el autos señaló que este organismo "comparte más del 80 por ciento de sus genes con las personas" y añadió que este organismo contiene "las secuencias reguladoras que unen a los antepasados más primitivos con la especie animal más actual".

De este modo, servirá para entender los orígenes de alguna especie animal muy específica. "Se pueden sacar ideas significativas y así llegar a entender como la vida se ha ido desarrollando y llegar al antepasado común, hace 600 millones de años", comenta el autor.