sábado, 20 de septiembre de 2008

Transmiten en vivo la llegada de los pingüinos a la Patagonia

EFE

Miles de pingüinos magallánicos llegan por estos días a las remotas costas de la provincia de Chubut, en el sureste de Argentina, donde se encuentra la mayor reserva continental de esta especie del mundo, y hoy el espectáculo natural se puede seguir en directo a través de Internet.

DSC02981

Miles de hembras procedentes de la costa brasileña se reencuentran con sus parejas de toda la vida (los pingüinos son monógamos), los machos que llegaron hace unas semanas, y se han dedicado a reconstruir el mismo nido que el año pasado abandonaron en su ciclo migratorio.

Las playas de la Península Valdés, en la provincia de Chubut, y más concretamente las del Cabo Dos Bahías han sido elegidas este año por la empresa argentina Lupa Corporation para retransmitir el desembarco de los mamíferos durante 72 horas, en un evento bautizado como "Vigilia de los pingüinos", que el año pasado siguieron 300 mil personas de 129 países.

Además de pingüinos, en las costas y playas de la Península Valdés se pueden encontrar cormoranes, guanacos, lobos marinos y ballenas, cuya llegada en mayo último también fue retransmitida por Internet.

DSC02977Sólo en la primera hora de la "Vigilia 2008", que comenzó hoy a las 10:00 hora local (13:00 GMT) y concluirá el domingo, la página http://www.lupacorp.com/pinguinos/ ya había tenido seis mil 100 visitas de países tan distantes como Italia, Australia o Estados Unidos.

La Península de Valdés, declarada Patrimonio de la Humanidad, está situada en el extremo noreste de la sureña provincia de Chubut, cuenta con el mayor enclave continental del mundo (Punta Tombo) de pingüinos y todos los años recibe a unos 200 mil turistas que se sienten atraídos por la abundante presencia de estos simpáticos mamíferos, además de ballenas, lobos y elefantes marinos.

Disfrutar de este espectáculo animal en directo es posible gracias a las cinco cámaras instaladas en la zona, que no operan de noche porque requerirían focos dañinos para los animales.

"No queremos dañar a la naturaleza sino mostrarla tal cual es, con sus sonidos y sus silencios incluidos", explicó a Efe el director de Lupa Corporation, Carlos Palloti.