martes, 2 de septiembre de 2008

Buscarán al famoso sapo dorado del bosque nuboso de Costa Rica

Científicos están a punto de iniciar la búsqueda de algunos de los anfibios más raros en costa Rica, incluyendo el icónico sapo dorado, visto por última vez hace 20 años.

Sapo dorado apareándose

El sapo dorado ha desaparecido de las selvas costarricenses. Un equipo de la Universidad de Manchester y el Zoológico de Chester se encuentra en Costa Rica para dar con las estas especies en peligro de extinción.

La BBC estará siguiendo sus pasos dentro del bosque nuboso de Monteverde. El número de anfibios en todo el mundo han disminuido drásticamente, debido en parte a un hongo mortal. Costa Rica es uno de los países más afectados.

El jefe de la expedición, Andrew Gray, del Museo de Manchester de la Universidad de Manchester, dijo: "Las montañas de Costa Rica eran una de las regiones con mayor biodiversidad - pero en muchas áreas, las poblaciones de anfibios han sido casi eliminadas".

A finales de los 80, herpetólogos en todo el mundo descubrieron que los anfibios estaban desapareciendo a un ritmo sin precedentes, pero no entendían por qué.

Una década después, los investigadores aislaron un hongo desconocido hasta entonces, Batrachochytrium dendrobatidis, que infectaba a los batracios, impidiéndoles respirar por la piel y efectivamente sofocándolos.

Rana de árbol espléndida

El Museo de Manchester tiene un programa de reproducción de la rana de árbol espléndida.

Recientemente, los científicos trabajando en el proyecto Evaluación Anfibia Global estimaron que un tercio de los anfibios estaban amenazados de extinción y que unas 120 especies ya habían desaparecido a partir de los años 80.

Muchos creen que este hongo quitrido ha sido un factor fundamental. Otras causas incluyen la destrucción del hábitat y el cambio climático. Los conservacionistas están invirtiendo muchos esfuerzos para resguardar las especies sobrevivientes.

Andrew Gray ha establecido poblaciones reproductoras en el Museo de Manchester para ciertas especies muy raras de ranas, incluyendo la rana de árbol espléndida (Cruziohyla calcarifer) y la ranita de los cafetales (Agalychnas annae).

Ithsmohyla rivularis

La Ithsmohyla rivularis se creía extinta desde hace 20 años.

"He estado trabajando con las autoridades y científicos costarricenses para aplicar medidas de conservación en los lugares donde se encuentran las ranas", aseguró Gray.

El año pasado, Gray tuvo la oportunidad de avistar la rana de nombre científico Ithsmohyla rivularis en el bosque nuboso de Monteverde - una rana que se creía extinta desde hace 20 años.

El redescubrimiento de esta rana le ha dado alientos al equipo para ir en búsqueda del sapo dorado (Bufo pereglines).

Este colorido anfibio, que los científicos descubrieron en 1966, se convirtió en el símbolo icónico de la declinación de estas criaturas. En 1987 había unos 1.500 sapos dorados, pero dos años más tarde habían desaparecido de la selva.

Gray dice que explorarán la región donde solía habitar, aunque "es poco probable que encontremos uno - pero, como quedó demostrado el año pasado, nunca se debe decir nunca".

Vía BBC